12 diciembre 2005

Cartas de un soldado de Flandes


Estimado y Reverendísimo Padre:

Aquí nos hallamos, en el sitio de Breda, que se está haciendo rogar más que un santo en Cuaresma. Y eso no es lo malo, Padre, que lo retorcido no está sino en el horizonte, cuando principien a atizar el frío, las heladas y esa lluvia que ya le relaté que no cae como manda la Ley de Dios, para abajo, sino de través, calando la osamenta y dejándote tal que un cristianado por inmersión. Pero como siempre le digo, a eso vinimos, Paternidad, a poner una pica en Flandes, y no marcharemos hasta que la industria que nos ocupa tenga honor satisfecho y cumplido finiquito.

Así empieza la última entrega de las "Cartas de un soldado de Flandes" que Óscar Molina publica en Vistazo a la prensa. En esta serie de cartas dirigidas a Antonio Montero y Villaplana, abad de la Villa y Corte, Molina narra con olor a papel antiguo las andanzas del Alférez Molina y Rubyo por tierras de herejes y analiza la situación política actual trasladándola al XVII.

La ironía y la crítica feroz se mezclan con el lenguaje del Siglo de Oro para formar un delicioso retablo donde conviven el Conde-Duque de Astorga (Valido del Rey y Barón de la Sonrisa Lela) , el Marqués de Quintanilla de Onésimo Aznárez (defenestrado en favor del primero), el Gobernador de Cataluña Pérez Cara-Revirá, el Duque de Desatinos o el facineroso Esbirreche.

Si os pica la curiosidad, hasta hoy van cuatro entregas a cual más divertida. Que las disfrutéis.

Carta de un soldado de Flandes I , II , III, y IV.

0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home