28 diciembre 2005

Esclavos de nuestras palabras

Del blog de Daniel Sirera

“la calumnia y la difamación son un delito. Si alguien cree que dice mentiras debe ir a los tribunales. Dígame, señor Consejero, ¿quién es un gobierno para decidir qué es mentira y qué es verdad? En ningún sitio consta que un gobierno tenga estas atribuciones. De pronto, el presidente de la Generalitat se convierte en un censor y, además, en un censor ejecutivo. Hoy es la COPE, mañana puede ser cualquier otra emisora que no guste. Estas afirmaciones cambian la lógica de nuestro sistema democrático al introducir una forma de censura que no está prevista ni en la Constitución ni en ninguna de nuestras leyes. En Cataluña hace falta más libertad, más pluralidad en los medios de comunicación públicos y privados. Debemos romper silencios y favores que podrían pudrir las aguas del oasis. Nosotros queremos un país de puertas abiertas, un país que quiere ser más libre y aireado y para serlo necesitamos más libertad y pluralismo en los medios de comunicación. Esto, Consejero, es lo que está en juego.”

Josep María Carbonell en 1999. Hoy es presidente del CAC.

Sobran comentarios.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Si sobran comentarios, pues yo voy a poner uno: Josep María Carbonell, aplícate el cuento, dímite y sé coherente. Falso, mas que falso...
Enrico.

9:32 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home