13 diciembre 2005

Soy un facha

Alfonso Ussía.- La Razón, 4 de octubre de 2005

Me siento español y quiero sin límites a mi Patria. Soy un facha. Mis escasas ¿por la edad? actividades políticas durante el franquismo fueron rotundamente antifranquistas. Pero soy un facha. Voté con ilusión y entusiasmo a favor de la reforma política y en el «referéndum» de la Constitución. Pero soy un facha. Creo en el principio de solidaridad entre los territorios de España, y defiendo que los más favorecidos tienen que ayudar a las autonomías más deprimidas. Pero soy un facha. He estado, estoy y estaré siempre del lado de la libertad, pero soy un facha. Me repugnan las dictaduras y las tiranías, de un signo o de otro. Pero soy un facha. Creo en la independencia del Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo y el Poder Judicial. Precisamente por ello, soy un facha. Creo que no hay ninguna nación en Europa más abierta a la descentralización administrativa que España. Y soy un facha. Creo en la obligación moral y ética, como parte de la sociedad de una nación desarrollada, de acoger y ofrecer toda clase de oportunidades a los inmigrantes. Y soy un facha. Creo en la libertad de opinión y de expresión, y, por ello, soy un facha. Creo que la administración del dinero público no consiste en el despilfarro, las ayudas personales o las inversiones ruinosas e innecesarias, y soy un facha. Creo en Dios y en la civilización y humanismo cristianos, de ahí mi condición de facha. Creo en la libertad de los padres para elegir la educación de sus hijos, y soy un facha. Creo en el individualismo y recelo del colectivismo, y soy un facha. Creo en la igualdad de oportunidades y en la obligación de los poderosos de contribuir al equilibrio de los débiles, y soy un facha. Creo en el honor, en la lealtad, en el amor y en la honestidad. Y soy un facha. No creo en los nacionalismos excluyentes, étnicos e históricamente inventados, y soy un facha. No creo en el rencor como instrumento fundamental para ejercer la política, y soy un facha. Creo en el perdón y la reconciliación de todos los españoles, y soy un facha. Creo que el futuro de España y de cuarenta millones de españoles no puede continuar en manos de unas minorías antiespañolas y chantajistas. Y lo creo porque soy demócrata, pero soy un facha. Creo en el latín y en el griego, en la Poesía y en el Arte, en la palabra y el trazo, y soy un facha. Creo lo mismo en Manuel que en Antonio Machado, prueba irrefutable de que soy un facha. Creo que ser español y sentirse español es tan duro como maravilloso, y soy un facha. Creo en los símbolos y en las emociones, y soy un facha. Creo en la Justicia, y soy un facha. Creo que los asesinos no pueden tener más privilegios que las familias de los asesinados, y soy un facha. Creo en la siembra del sentido común regado con la sangre de mil españoles inocentes, y soy un facha. Creo en la vigencia de nuestra Constitución, en sus amparos y en sus obligaciones. Y soy un facha. No creo en la división de España y en el establecimiento de diferencias entre los españoles, y soy un facha. Pues eso, ¡qué le voy a hacer! Soy un facha.

1 Comments:

Blogger Enrico said...

Muy bueno, como siempre, el Ussía.
Hagas lo que hagas...eres un facha....

4:27 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home