05 diciembre 2005

Vida cruzadas

No me resisto a incluir hoy una reseña del artículo publicado en El País titulado "Víctima y verdugo, puerta con puerta", donde se nos muestra las condiciones de ¿vida? actuales en las Vascongadas.

Es la historia de Ramón, un simpatizante de UCD, y su asesino. Su hermano nos narra:

"Mi hermano estaba en la puerta del negocio familiar cuando observó a una señora que llevaba a un niño en brazos y a otro de la mano, que salió corriendo justo en el momento en que se acercaba un camión. La señora se lanzó tras el muchacho con la intención instintiva de protegerlo, y a Ramón apenas le dio tiempo de quitarle al niño que tenía en brazos y ver con horror cómo la madre y el otro hijo morían aplastados. Pues bien, el niño que quedó en sus brazos aquel día sería, 18 años después, uno de los miembros del comando que acabó con su vida. El presunto autor del tiro de gracia en su sien".

Hoy, la viuda de Ramón tiene que cruzarse cada día con el asesino de su marido, que ha comprado un local comercial en los bajos de su edificio y ha instalado allí su negocio. No ha satisfecho un solo euro de la indemnización a que fue condenado.

0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home