12 enero 2006

Petardazo en Nervión

En Copa cada partido es una final, y en una final no se pueden hacer probaturas. Los experimentos con gaseosa.

“La idea era poner a gente fresca. Hay muchos jugadores con muchos partidos y no han tenido tiempo de recuperarse. Por eso intenté refrescar al equipo, porque la exigencia física de este partido era máxima”, dijo Juande. Ese planteamiento quizás sea válido para un partido en el que sólo se juegan 3 puntos y cuando en los siguientes choques hay lugar para la enmienda.

En Copa tienen que jugar los que están mejor, no los más "frescos". Tiempo habrá para rotaciones y otras pamemas. Aquí no hay margen de error. O pasas o fracasas, y el Sevilla F.C. fracasó, máxime cuando se cae en primera eliminatoria, ante un equipo inferior (no nos engañemos, el Cádiz no ha demostrado nada) y tratando de remontar a la desesperada el ridículo del Carranza.

Ahora, a reflexionar sobre lo ocurrido y a reaccionar como se hizo ante el Málaga tras el fiasco de Cádiz. Pero no nos olvidemos: la Liga es el torneo de la regularidad, y la Copa el del KO. La final fué ayer, y no el domingo. Para Juande parece que es al revés y reserva jugadores para mejores ocasiones que nunca van a presentarse, lo que resulta, cuando menos, paradójico.

Arriba el ánimo y a quemar el Bernabeu.

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home