13 enero 2006

zETAp en estado puro

Se veía venir.

Liquidó el Pacto antiterrorista que habia dejado a ETA al borde de la extenuación. Anunció en el Parlamento su disposición a negociar con los asesinos. Permitió que los etarras se sentaran en el Parlamento vasco bajo el disfraz del PCTV. Creó el tristemente célebre Comisionado contra las víctimas del terrorismo y encargó a Peces la tarea de acosar hasta la liquidación a la AVT. Patxi López se convirtió en vocero de los terroristas en el diario Gara. Apoyó en el Parlamento vasco los presupuestos que financian el entramado de la banda asesina en las cárceles españolas. Permite la desvergüenza con la que la UPV reparte "rehabilitadores" títulos a la canalla etarra. Manda a dormir al Fiscal General del Estado mientras ETA recompone su red de extorsión en las vascongadas y se rearma con continuos robos de componentes para explosivos en Francia.

Ahora, cuando María San Gil levanta la liebre de la convocatoria del Congreso de Batasuna, sale en defensa de la ilegalizada organización (que no olvidemos que aún figura en la lista de organizaciones terroristas de la UE) y anuncia que "la Ley de Partidos es muy restrictiva", afirmando que "hay que respetar los derechos y libertades individuales que están consagrados en la Constitución". Esa ley que ahora critica la votó usted cuando era jefe de la oposición y ha prestado grandes servicios en la lucha antiterrorista. Esto otro es lo que figura en el cartel del Congreso que está usted defendiendo:

¿Lo ve usted, señor presidente?. Es el anagrama de ETA, la banda asesina que desde hace más de treinta años hace correr la sangre de sus compatriotas. Es el símbolo del hatajo de hienas que esquilman el tejido productivo de las vascongadas con su chantaje revolucionario. En el camino hay más de mil muertos. Si defiende esto, se está haciendo corresponsable de los que estén por venir.

¿De qué lado está usted, señor Rodríguez?. ¿Hasta dónde está dispuesto a llegar en sus mesiánicas aspiraciones?. Se ha oído en diversas ocasiones que quiere usted pasar a la historia como el presidente que pacificó las vascongadas. Yo creo que sí, que va a pasar a la historia, pero no como un héroe, sino como un villano. Pasará a la historia como el presidente que surgió de una tragedia y nos condujo a otra aún mayor.

0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home