23 febrero 2006

Hoy es un día para recordar

Hoy es un día muy especial.

Un día como hoy, 23 de febrero, se produjo un hecho que me marcó de por vida por su singularidad y trascendencia. Y porque yo tuve la inmensa fortuna de participar en él.

Todo sucedió una tarde de febrero (recuerdo que no era muy fría) aunque llevábamos preparándolo desde meses atrás. Fue un trabajo de coordinación laborioso porque, además de la colaboración de compañeros y amigos, hubo que contar con profesionales para ciertos aspectos más específicos del operativo. La fecha y la hora estaban fijadas de antemano por quien debía llevar la voz en el evento, así que a nosotros nos correspondió encargarnos de que, llegado el momento, todos estuvieran en sus puestos, así como de organizar el abastecimiento de suministros para el grupo, previendo que la cosa se demoraría hasta la madrugada.

A la hora fijada, acudimos al lugar de la cita en pequeños grupos que previamente se habían coordinado para compartir medio de transporte según su zona de procedencia. Nadie faltó y cada uno ocupó su lugar. Tras los típicos nervios de la entrada, todo se desarrolló con absoluta normalidad y tal y como estaba previsto: completo éxito. Posteriormente nos replegamos a un lugar anexo para celebrar el acontecimiento hasta que, ya de madrugada, nos comunicaron que debíamos retirarnos definitivamente, cosa que hicimos contrariados, así que nos citamos hasta la próxima vez, que sabíamos cercana.

¡Ah!, no sé si lo he dicho antes: fue un 23-F, en mi pueblo natal, Utrera. La que desde esa tarde es mi mujer estaba radiante, y yo como un flan.

Quince años ya y parece que fue ayer...

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

¡QUE BONITO!!!, ¡QUE AFORTUNADA ELLA!!!

CAG

4:28 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home