20 febrero 2006

Talante

Lo cuenta El Puntazo, de La Razón, este lunes:
"Animada por ese clima de sinceridad que se abría paso, María Jesús Rodríguez (la madre de Irene Villa) quiso subrayar la importancia de que las víctimas se sientan acogidas haciendo un comentario de carácter personal: confesó que todavía hoy su hija Irene le sigue haciendo la misma pregunta que viene haciendo desde que sufrió el atentado siendo una niña: ¿"Por qué nos ha pasado esto"?

Tomó Zapatero la palabra y replicó: "También mataron a mi abuelo". Un espeso silencio cayó como una losa sobre los reunidos. Aguardaron por si el presidente del Gobierno ampliaba el comentario, de tal manera que tuviera sentido por qué comparaba el fusilamiento de su abuelo durante la Guerra Civil con el atentado terrorista que mutiló a Irene Villa. Pero no hubo más. Silencio."
No quiero pensar que el presidente estableciera cualquier tipo de relación causa-efecto entre ambas tragedias, porque entonces me confirmaría lo que hace tiempo sospecho: Rodríguez piensa que la guerra todavía no ha terminado y que aún quedan cuentas pendientes que saldar. Y eso no es bueno, no. Principalmente porque resulta inaceptable que el presidente del gobierno justifique de ese modo una acto de barbarie terrorista, y también porque con ello está ofreciendo en bandeja de plata la coartada suficiente a los que están dispuestos a reeditar la contienda desde el otro lado y, como dijo Balzac, "en la venganza el más débil es siempre más feroz".


(Noticia y comentarios en
Periodista digital)

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Supongo que ZP opina que el fusilamiento totalmente injusto de su abuelo fue también un acto terrorista por parte del bando nacional. Y yo creo que tiene razón, ninguno de los crímenes, más grave el de su abuelo (¿?), tiene justificación.

5:14 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home