01 marzo 2006

28 de febrero

Han estado celebrando por aquí que hace veintitantos años los andaluces dieron su acuerdo a la ratificación de la iniciativa prevista en el articulo 151 de la Constitución a efectos de su tramitación por el procedimiento previsto en dicho articulo, que ya es celebrar todo esto en un sólo día. Habrían hecho falta por lo menos media docena. Y apoyaría yo lo de la media docenita, porque aprovechando la euforia andalucista me he largado a hacer turismo por tierras portuguesas, que allí, afortunadamente, no celebraban nada.

Porque, qué quieren que les diga, yo veo una bandera blanca y verde y se me ponen los pelos de punta y me entran repelucos porque me recuerda al Betis (lagarto, lagarto), pero de henchido corazón andaluz, orgullo patrio y lagrimitas con el "Andaluces levantaos", poco, para que les voy a engañar.

¿Y el fiestorro que se monta en los colegios?. Que con eso de que andamos por carnavales, ea, todos los niños a disfrazarse. Ese afán por vestir a las niñas de flamencas que les da en los colegios de mi Sevilla, que están las pobrecitas mías arrecías de frio en pleno Febrero con el traje de Abril. Menos mal que así se aprovecha para plantear los arreglos del traje para este año. ¿Y a los niños?. ¿De qué vestimos a los niños?. Porque los niños han de ir vestidos de algo representativo de lo andaluz, y, siguiendo la cultura LOGSE, se presentan 15 niños peinados con gomina como si en Andalucía no hubiera más que Lorca (bueno, al menos no me los vistieron de Alberti a los pobrecitos míos). Y el que tiene traje corto se lo pone, pero son los menos. Ahora, recuerdo uno que se dejó de culturilla progre y tipismo y se presentó en el colegio vestido de jamón serrano (¿no querías algo típicamente andaluz?: pues dos tazas); eso sí que es arte.

En fin, que lo del Día de Andalucía al final se queda en gente aprovechando el puente para largarse si hace bueno, porque quedarse en casa viendo la gala del canalsur y al Chaves chupando cámara y poniéndole medallas de no se sabe qué a no se sabe quién (aparte de al Bisbal y a la Duquesa, nadie conoce a nadie) es como para quitarle la patente del martirio a los chinos.

Los únicos que se lo pasaron bien fueron los del SOC, que montaron el numerito a las puertas del teatro protestando por la concesión del título de Hija predilecta de Andalucía al paradigma de los terratenientes explotadores: la Duquesa de Alba. Y es que, una de dos, o estos tíos son descendientes de holandeses o anda todavía la gente de Cañamero esperando la revolución ( no la pendiente, sino la otra).

Resumiendo, que si quieren fiesta, a mí que me llamen el 12 de Octubre, que ésta no es la mía.


.

0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home