10 marzo 2006

El derecho de huelga

Todos los medios coinciden hoy en aseverar que la huelga general convocada ayer por los etarras en las Vascongadas fue un fracaso absoluto. Y para una vez que se ponen de acuerdo, habrá que creérselo.

Pero como uno no se fía ni de su sombra y le gusta leer hasta los papeles de los caramelos, pues he cogido esta mañana y me he ido a por el Gara, con perdón, y me he encontrado bajo el titular "Decenas de miles de ciudadanos apoyan los actos contra la dispersión" lo que entienden estos patanes como normal desarrollo de una jornada de huelga:
"Desde primera hora de la mañana, la protesta se hizo presente de múltiples formas. La actividad laboral había quedado obstaculizada ya a primera hora por barricadas en tramos ferroviarios como el de Loiola-Herrera del Topo (por la tarde el tráfico quedó interrumpido entre Herrera y Oiartzun por un sabotaje), el de Atxuri-Bolueta en Bilbo o el de Zornotza-Bermeo, y en muchas carreteras. Algunas entradas a centros de trabajo o estudio, como el campus de la UPV en Leioa, estaban bloqueadas.
[...]
La imagen de anormalidad se trasladó incluso a las instituciones. En los ayuntamientos de Bera, Berriozar y Elorrio hubo ocupaciones populares, que obligaron a suspender las sesiones previstas."
Vista la descripción del ambiente que nos ofrece el panfleto etarra, no sólo me termino de convencer de que el seguimiento tuvo que ser mínimo, sino de que los pocos que secundaron la huelga lo hicieron obligados.

¡Qué terrible ha de ser vivir bajo el miedo!.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home