24 marzo 2006

El Rey, intermediario de lujo

Se echaba de menos, yo al menos así lo he hecho, el parecer de la Casa Real en el maremágnum en que se ha convertido la política española, donde se está liquidando el sistema constitucional a pasos agigantados. Tán solo a traves de personas interpuestas, como estoy convencido de que lo hizo en la famosa alocución de Mena en la Pascua Militar (ver post de enero), Su Majestad ha manifestado su preocupación por el futuro de España como nación.

Pero hete aquí que El País desvela hoy cuál es el papel del monarca en la España actual: correveidile de la Moncloa.
"Fuentes parlamentarias explicaron a este periódico que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero contaba con un protocolo de actuación ante la difusión del comunicado de la banda terrorista. Uno de los puntos de ese protocolo consistía en sugerir al Rey -a quien se ha trasladado información de forma regular sobre la evolución de la banda terrorista hacia el abandono de la violencia- la petición de apoyo al presidente del PP, Mariano Rajoy, en una etapa considerada como un asunto de Estado".
La información de la implicación de la Casa Real precisa que la llamada se produjo antes de la sesión de control pero después de la declaración realizada por Rajoy, que naturalmente lo niega, como no podía ser de otro modo. La gravedad del asunto así lo demanda.

Señor, para ese viaje no hacen falta alforjas. El proceso de negociación que Rodríguez abrió hace tiempo con ETA (del que la tregua permanente no es sino un elemento más que en nada cambia la situación) se enmarca -junto con la aprobación del estatuto catalán- en la idea global de la liquidación de España como nación y su cada vez más clara conversión en una república federal, donde el Rey obviamente no tendría cabida. Si participa usted en un proceso negociador cuya culminación no puede ser otra que la autodeterminación del país vasco, ya que ETA no admite otra ni lo hará nunca, está contribuyendo a la liquidación de la nación que representa.

Señor, es usted muy libre de practicarse el sepuku si así lo desea, pero no arrastre en su caída a la nación toda. La historia ya tiene bastantes reyes indignos que condujeron a España al desastre. No sea usted uno más. Deje de borbonear.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home