31 marzo 2006

Enemigos de España

Con más pena que gloria transcurrió la votación a mi juicio más importante desde aquella en la que las Cortes del anterior régimen se autodisolvieron para dar paso a una transición ordenada y que podía haber sido pacífica de no existir un elemento distorsionante que aún hoy sigue activo: los separatismos catalán y vasco.

Los iluminados de ETA y Terra Lliure, cada uno a su modo, siguen incólumes en su objetivo común: la destrucción de España sin importar los medios.

ERC, heredera directa del terrorismo separatista catalán, escogió el abandono de las armas y con el paso del tiempo se ha convertido merced a una demencial Ley electoral en el árbitro de la política catalana y , gracias a Rodríguez, la que durante décadas fuera una fuerza política residual se permite hoy chantajear a la nación española.

ETA, por su parte, a pesar de haber continuado su salvaje camino de violencia y muerte, se convierte hoy para el gobierno en interlocutor válido para un teórico proceso de paz que no es sino una rendición en toda regla del estado de derecho ante el terror.

Durante la etapa histórica que se abrió con la aprobación de la Ley de Reforma Política del 76, tuvo su culmen en la Constitución del 78 y hoy termina, todos los gobiernos, cada cual desde su posición, respetaron el espíritu y la letra de lo que se dió en llamar la transición. Hoy, Rodríguez Zapatero ha traicionado todo cuanto ella representó. Entregado a los enemigos de la Patria, procede sistemáticamente al desguace de la nación y entierra el espíritu de reconciliación nacional en aras de lo que eufemísticamente denomina recuperación de la memoria histórica.

Si de recuperar memoria histórica se trata, quiero hoy recuperar una frase del anterior Jefe del Estado, Francisco Franco, en su testamento político: "No olvidéis que los enemigos de España y de la civilización cristiana están alerta, velad también vosotros y para ello deponed frente a los supremos intereses de la Patria y del pueblo español toda mira personal". Hemos olvidado la advertencia durante demasiado tiempo y hora es ya de que los españoles abran los ojos y recuperen la Patria de la que tan indignamente el gobierno socialista los está despojando.

Los enemigos de España han ganado una batalla. No ganarán la guerra. Los españoles no lo consentirán, no pueden hacerlo. Estoy seguro.

1 Comments:

Blogger Tántalo said...

Siento disentir de la opinión central de su, por otra parte, excelente comentario. No creo que la culpa del actual estado de cosas debamos echarla al zurrón de los terroristas. Si el partido socialista actuase con más sentido de Estado y menos sentido vindicativo, eta haría años que se hubiese convertido en un grupúsculo marginal de delincuentes comunes y, quizás, desaparecido. Pero, ya sabemos, las consignas de la Internacional van por otro lado.Ahora, ¿quien puede retomar lo perdido sin causar perjuicios al común ciudadano? ¿Merece la pena una guerra civil querer ganar la anterior 70 años después? Dios quiera que el padre de Rodríguez deje de contarle cuentos al niño para que coja el sueño.
Reciba un cordial saludo.

8:45 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home