18 abril 2006

Del valor de la Constitución en los tiempos que corren

La Constitución del 78 ya no es referencia para nadie. Primero, el estatuto catalán la vació de contenido. Ibarreche se encargó de negarla públicamente: "La única Constitución del pueblo vasco es la Constitución formada por los derechos históricos del pueblo vasco". Andalucía se apresuró a subirse al carro con la eufemística fórmula de la "realidad nacional" (¿cuanto tiempo se mantendrá en el himno "sea por Andalucía libre, España y la Humanidad" y en el escudo "Andalucía por sí, para España y la Humanidad" ?).

Hoy, nadie sabe porqué, siendo hoy 18 de Abril, el ayuntamiento sevillano de Palomares del Río se suma a la insumisión constitucional. Quizás porque el 14 de Abril era Viernes Santo, quizás porque en Cataluña el Lunes de Pascua es fiesta, el hecho es que este municipio andaluz ha elegido el martes después de Semana Santa para ofrecer su particular homenaje a la segunda república. El ayuntamiento de Palomares del Río (Sevilla) se une así al de Tarifa (Cádiz), haciendo ondear en su balcón la anticonstitucional bandera tricolor.

La estela del presidente, Rodríguez "el rojo", es seguida por sus correligionarios con obediencia ciega. En Palomares, pudieron oirse disparates del tenor de que la segunda república "reunió en un solo esfuerzo a todos los españoles que aspiraban a un porvenir de democracia y de modernidad, de libertad y de justicia, de educación y de progreso, de igualdad y de derechos universales para todos sus conciudadanos".

En Tarifa un tal Juan José Téllez defendió que la segunda República "no fue un fracaso como ahora pretenden pregonar los correveidiles del nunca te muevas, las voces del amo de la sangre azul y los reaccionarios fósiles que de tarde en tarde tornan como la cigüeña al campanario de la falta de razón y de la sobra de fuerzas", sino "esa primavera de libertad e igualdad que nació tras un largo invierno, ha hecho posible que estemos viviendo un verano que esperamos sea eterno y donde sembremos semillas para recoger flores de libertad". Con el típico talante doctrinario de los iluminados, retornó a los lugares comunes del comunismo proletario y, casi literalmente, citó al revolucionario Allende: "más temprano que tarde, paseará [la III república] de nuevo por estas alamedas con los hombres y mujeres libres de una Andalucía y una España nuevas definitiva y plural, la del futuro".

Si a alguien le quedaban dudas de quién sirve y quién se sirve de la Constitución, a las pruebas me remito. Algunos nos opusimos a la Constitución y la acatamos como reflejo de la soberanía de la Nación española. Otros la utilizan como un mero instrumento para sus fines, fingiendo defenderla y atacándola a la primera ocasión.

Como antaño, el orden constitucional está definitivamente roto, y la Ley de leyes es hoy papel mojado. La responsabilidad recae de nuevo en el partido socialista. Poseídos de una extraña inercia, los socialistas vuelven a forzar la maquinaria hasta que, exhausta, estalle en mil pedazos con la ilusión de hacerse con los trozos y venderlos como chatarra.

Tres veces fracasaron. Las consecuencias fueron, en las tres ocasiones, desastrosas para España. Lo intentan una cuarta: en nuestras manos está que, esta vez, las consecuencias sólo sean catastróficas para ellos y no arrastren en su caída al honrado pueblo español.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home