12 abril 2006

El Índice de libros prohibidos

La Santa Hermandad tuvo su índice de libros prohibidos. La funesta manía de leer llevaba a la costumbre perversa de pensar y eso no era bueno.

La ley no escrita de lo políticamente correcto dicta hoy también, a su modo, lo que conviene o no leer. La detención de Pedro Varela por editar y distribuir libros xenófobos, racistas y que ensalzan el régimen nazi entra dentro de lo que cabe esperar de un régimen totalitario. Siguiendo la pauta, debieran prohibirse cuantos libros ensalzaran el comunismo, y en cambio vivimos en una España que añora el espíritu revolucionario del 34. Los historiadores que se atreven a mostrar las vergüenzas de quienes predicaban la dictadura del proletariado se ven acosados por quienes todavía no se han enterado que con el muro cayeron muchas cosas y que las dictaduras comunistas contribuyeron en mayor medida si cabe a la ignominia de la Humanidad que el régimen nacional-socialista.

Si el convulso siglo XX nos enseñó algo fué que los totalitarismos son nefastos y que en nombre de las ideologías se cometieron los mayores crímenes de que hay noticia. Y no es que a mí me gusten ni las unas ni las otras, es que me gusta leer aunque no me guste lo que leo.

Y me gusta sobre todo saber y que no me digan lo que debo o no saber.

0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home