05 abril 2006

Matar al mensajero

La AIMC ha expulsado a a la COPE de... ¿de donde?.

No ha expulsado a la COPE del primer lugar en audiencia. No ha expulsado a la COPE de la fidelidad de sus oyentes. Ahora mismo estoy escuchando a Abellán decir que está más quemao que el cenicero de un bingo.

Siempre los totalitarismos han intentado acallar las voces disidentes. Hoy somos perseguidos, y digo somos porque yo me siento perseguido, porque a pesar de sentirse como Don Quijote, peleando contra molinos de viento (Abellán dixit), la única razón que se alude es el corporativismo. Escribo esto a vuela pluma sobre la emisión de la COPE, mientras oigo a Abellán no defenderse, sino exponer la situación.

No quiero defender a ningún profesional en concreto, pero si la COPE no es una piña, si Cristina no se define, si Federico se inhibe, si mañana el comentario editorial de todos (TODOS) los programas de opinión de la COPE no abren su edición con una crítica severa y definitoria de la situación, es que los profesionales de la COPE claudican ante la presión y habremos perdido no una voz, sino LA ÚNICA voz.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home