19 junio 2006

Encefalograma plano

La lectura que me sugiere el resultado del referéndum catalán es que la sociedad española se encamina cada vez más hacia el encefalograma plano, políticamente hablando.

El divorcio existente entre la clase política y la ciudadanía se va haciendo cada vez más evidente, y parece que ya ningún partido tiene poder de convocatoria para movilizar a sus bases. Los únicos que se mueven son la media docena de extremistas de izquierda, que, con la connnivencia de las autoridades, se bastan para sabotear lo que se les antoja en esta nuestra España de las libertades. Es la vieja historia de las tiranías: una casta de iluminados aupados al poder por la apatía de la mayoría silenciosa y sostenidos en el mismo por sus cuadros más violentos.

Cuando los partidos se convierten en el fin per se y dejan de ser el medio para la consecución del bien público, cabe preguntarse: ¿en qué clase de Régimen se ha convertido nuestra aún joven democracia?. Evidentemente, el estado de derecho ha quebrado en nuestra patria y las luchas partidarias son las que mueven la realidad nacional.

A mi parecer, el PP ha fracasado estrepitosamente y el PSOE va camino de erigirse en una fuerza hegemónica que controlará todos los aspectos de nuestra existencia, como de hecho sucede ya en Andalucía. Es por eso que creo necesarias iniciativas que sirvan de revulsivo a este estado de abulia generalizada en que hemos caído y para ello pienso que se hace imprescindible un partido nuevo que no sienta vergüenza en decirse de derechas, conservador con todas las letras, españolista por definición, social en lo económico y agresivo en sus postulados (que no en sus actitudes). El día que ese partido aparezca en el panorama político, tendra mi apoyo y sé que el de muchos españoles de bien.


Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home