31 octubre 2006

Sin complejos

Andan las derechas (en plural, sí) mirándose el ombligo y corriendo como pollo sin cabeza buscando un Jefe que aglutine tras de sí a la miríada de movimientos más o menos patrióticos que pululan por el limbo de los justos.

Insisto: el enemigo es uno. El mismo de siempre. El que persigue la ruptura de la Patria porque ésta es garante de los valores tradicionales de nuestra civilización. El que consiguió acabar con la Hispanidad, el sueño de siglos de evangelización. El que está a punto de demoler el edificio que se sustenta sobre la sangre de nuestros ancestros.

Si la Patria necesita un caudillo, no merece la mayúscula. Si la Providencia nos brinda otra oportunidad y surge otro hombre que encarne las virtudes de la raza y los anhelos del pueblo, bienvenido sea; pero no permanezcamos impasibles esperando que nadie nos llame a rebato. La alarma se ha dado ya, y todo aquel que no acuda a su llamada no merece más que el oprobio. Cada uno, desde su puesto, por la Patria.

Dejémonos de complejos. Aquí no hay centro, centro-derecha, derecha, ultra-derecha y no sé que pamema más.

Aquí hay dos bandos: o conmigo o contra mí. Ellos lo dijeron. Hoy es tiempo ya de darles la réplica.
"No olvidéis que los enemigos de España y de la civilización cristiana están alerta, velad también vosotros y para ello deponed frente a los supremos intereses de la Patria y del pueblo español toda mira personal."

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home