14 diciembre 2007

Lo que no hace daño, engorda


Siente a una asesina a su mesa y... Feliz Navidad.

Entrañable y muy navideña propuesta la que algunos admirados y nunca bien ponderados colegas propagan por la red de hacer un pasacalles de niños en defensa del derecho de nacer.


En primer lugar, la idea de hacer un pasacalles me suena a payasos progres montando el numerito de t'ol mundo es güeno. El pasacalles me suena a okupas desokupados que entre protesta y protesta piden limosna en Tetuán al abrigo de una flauta y un perro que no come por no dejar de dar pena. Por otra parte, no me parece adecuado sacar a los críos a la calle para defender una reivindicación y una responsabilidad que sólo atañe a los adultos, y de la que ellos son las víctimas, y no los protagonistas. Son los adultos los que tienen el deber no de garantizar el derecho a nacer, sino de imponerse la obligación de evitar el asesinato impune.

El derecho a vivir del inocente no admite discusión y creo que no es positivo reivindicarlo: existe per se. Reivindicar un derecho implica la aceptación de su no existencia, o al menos la de su no aplicación, y la necesidad de un esfuerzo adicional para conseguirlo. No se debe reivindicar el derecho a la vida, se tiene que perseguir el asesinato. Es así de claro. La pretensión de negar ese derecho es animal y debe ser combatida por todos los medios. El último pasacalles al que le vi un poco de utilidad fue cuando en Sierpes resonaban los gritos de "Nosotras parimos, nosotras decidimos" y algún que otro acabó en el cine Imperial... sin entrada. Entonces, alguno lo lamentó. No lo suficiente, pero lo lamentó.


¿Dónde estaba el pasacalles cuando desde Infanta Luisa bajaban los restos humanos por las alcantarillas de San Jacinto?. El pasacalles habría que haberlo hecho en Adriano, donde antes, mucho antes de que esto se convirtiera en un sembrado sin vallado, un autotitulado Centro de Salud recomendaba a sus pacientes a sus colegas de Málaga para "que te lo quites". O a la sombra de la Esperanza Macarena, donde se segó la vida de tantos inocentes. O en la misma Reina Mercedes, donde un piso sin garantías sanitarias sirve aún de vomitorio para las estudiantes del aledaño campus.

"Me lo quito".

¡Qué asco!.

Y el pasacalles arrecogío.


Por eso, queridos blogueros, demagogias las justas. Y ni aun esas.

1 Comments:

Anonymous CresceNet said...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my site, it is about the CresceNet, I hope you enjoy. The address is http://www.provedorcrescenet.com . A hug.

6:32 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home